domingo, 15 de abril de 2012

Cuando el alma llora,
las lágrimas no se hacen visibles
se deslizan por dentro.
Una a una van llegando al corazón,
éste se hace roca,
se cierra al dolor.